20090103

Pamela Romano


PAMELA ROMANO
http://lamusca.blogspot.com/


Pamela Romano alias Ana Morfosis
La Paz, Bolivia 1985.
paceña, portoalegrense, escritora, neoboluda, seudovisualista, tejedora, aracnofóbica, desmemoriada, fumadora, miramenometoques, pianista frustrada, hualaycha, nostálgica, apasionada, metafóricamente siamesa, hija única, curiosa, bebedora de cerveza barata.
Poemas
Luisa II


Pensemos, si no, un solo momento, en esos tigres que revolotean
en su jaulita colgada del muro, junto al geranio.
S. Sarduy


el empeño de la luz en cada cosa: los restos juegan a hacer la sombra / y eso es todo

cuando necesariamente haya que esforzarse por librarte de mí: los gusanos
que se arrastran guardados en una pequeña caja en medio de otras tantas cajas
o eso hermético y conexo —Espaliú en “Luisa II”— justamente cuando dijiste
la palabra prolongada en la u (lo último): jaula / esto es una jaula
entiendo
basta mi mano para tal caso y —recapacito— tendrá que haber algo —algo—
de placer en la obra manca cuando sólo quede la pluma gris (tuya)/ el odio a las palomas entonces no habrá sido en vano: se justifica cada vuelo o verso frustrado y sus piojos
a veces la repartición de migajas que dábamos a ojos cerrados para que nos aturdan más
y finalmente se vayan cuando empiece a oscurecer / en ese banco de plaza obsoleta

(siempre regreso) quizás quede el escombro de tu escombro
—recogerlo / sus piojos

o un cartón con qué cubrirse



razones del pelo largo y suelto


por lo demás
se rastrean migajas en la mesa después de la cena:
hubo
buen apetito y postre —y no es por nada y no es
suficiente: que te vayas prevenido te digo / esa señora
ha sacado de las mechas a su hija después del berrinche
el performance de la noche —grandioso— indicio del fin
en este local que cerrarán pronto / y yo no sé nada / no me importa

pagar esa fabulosa cuenta después de los cubiertos recogidos
a manera de señal (posiblemente
ahora los enjuagan y no hay mayor problema: cita apenas —el que refriega
a Clarke: spoon and fork):
es que afuera no hay nadie
que pague ni siquiera por un dulce / y saber que después de todo
tuvo algo lo nuestro en el rincón de esta mesa: escribir como si se jalara
hasta dar con la calvicie cuando se es la madre y la hija (mal parida)
a la vez
muy mal parida
a carbón o a pluma o a tiza se es a la vez —pataleando: interesante

espectáculo que siempre resulta eficaz para salir airosos
digamos satisfechos —escribiendo o ese berrinche— sin pagar ni un centavo:
aquel proverbio tropical muy sabio que decía (música de fondo): si del cielo

caen limones _______________ aprende a hacer limonada
un regalo pérfido que no deja de ser —añado discretamente a tu oreja

agrio

2 comentarios:

Oscar dijo...

EExcelente!!!!!

Oscar dijo...

Yo diría más que excelente.
Kafaniamente sublime. VIVAN LOS INSECTOS!!!!.
They will inherit the earth.
ANTON.