20080124

RODNY MONTOYA ROJAS
bio-biblio: Nació en La Paz el 1 de febrero de 1981. Egresado de la Carrera de Comunicación Social de la UMSAMiembro del Grupo Literario “Los Nadies”Co-conductor del programa de radio “La Morada del Olvido” emitido por Wayna Tambo101.7 fm.
Publicaciones: Revista Nacional No 2, Diciembre 2004Los Nadies, Ediciones Wayna Tambo, Diciembre 2005Revista De mulas, búhos y otros escribientes No 3, Ediciones Uyarik Aru. Cuzco - Perú Noviembre 2005Revista Madrigal No 7, Suecia 2005; Revista Digital Palabras Más No 8 www.palabrasmas.org .
poemas:
1.
Cuerpo invisible
Haciéndole sombra al viento
Pensamiento redimido
Entre las ruinas de los cuerpos.
Mi alma sin cielo
Y mi vuelo sin alas
Imantados a la tierra por la gravedad de los hechos.
Muerte alrededor.
Agonías predecesoras
De la sangre y del silencio.
Redención
Octubre Revolución
Sacrificio Liberación.
Ves como me devuelvo hacia ti
Dos veces incompleto
Invisible pero con sombra
Innombrable
Pero con un signo

I.
Yo era feliz escuchando
Esta radio en A.M.
Que sólo Ofrece interferencia.
Nada se iguala
Al sonido del olvido.
Cuando me levanto
Para apagar su voz
El silencio se convierte
En su arrullo tímido.


II.
En otro tiempo
En otra vida
En otro olvido
Yo fui seguramente
Un cuervo
Que vivió disecado
Escuchando
Una vieja vitrola
Mi cuerpo
Es un péndulo
(Oscila en silencio)
Y desde el centro
De su eje
El tiempo
Pálido y frío
Lentamente
Se desmorona
Para morir
En mi garganta
(Al fin soy libre
Del aire
Que me enjaulaba)
Mi sombra
Muere como yo
Lentamente asfixiada
Pudiste haber sobrevivido
A la noche eterna
Del vientre del gran pez
Pudiste haber sido dueño de tu
Voluntad / y de tu castillo flotante
De huesos
Pero Jonás
Huiste al primer bostezo
Para llenar tus pies
De ampollas
Y Escupir la verdad
En tierra de demonios.
Hoy
Veo los mares
Sucios de modernidad
Y vacíos de recuerdos
No creo que haya servido para nada
Tu sacrificio
Pero te envidio
Al menos tú
Conociste lo que fue
Una ballena.
Adán 1
Vagare desnudo
Y nombrare las cosas
(Bautizare
A las sombras
Que habitan este jardín).
Mañana
Sonriéndole al ocaso
Lanzare
La roca eterna al silencio
Así como se lanza
Una blasfemia a un espejo
E iré en busca
De una manzana.
Tengo ganas de condenar
Mi humanidad
A los abismos innombrables
De esta ciudad