20070819

Julio Barriga

JULIO BARRIGA

bio-biblio: Nació en Tarija. Publicó Versos Perversos (La Paz, 2005)
mencionado por: Humberto Quino Márquez
menciona a:
poemas:

El Monstruario del Mirador

Tan sólo la amargura me mantiene en pie

la vida es algo que se acaba, siempre

tú también vas a romperme el corazón un día

como a tantos seres destruidos desde edades muy tempranas

personas para quienes el mundo es una necedad y una traición

buscando la droga que les proporcione

imágenes secretas de la felicidad

tristes síntesis mandan en la mente

empiezas a comprender que estás siendo

absorbido hasta los tuétanos

por una fuerza portentosa

traté de surcar el fragor de la tiniebla

manteniendo firme la dentadura

horas prodigiosamente estiradas

donde se desencadena la madre de todas las ebriedades

insignes caballeros cuyo aplomo me abate

gente capaz de producirte un infarto a los huevos

un poemario vivo de seres implacables e imbancables

psicoamericanos, corredores de bolsa

ahora sólo puedo visitarlos

en sueños de los que me despierto gritando.


AFORISMOS DESAFORADOS
142fc496eac1104b24ae30fdcb1cffa1

1- ¿Qué haría si fuera Dios? Renunciaría.
2- A nadie le gustan los muy gordos o muy flacos o muy lo que fuere. Somos una civilización que tiende al término medio. Y a cuántos extremos no conduce esta tendencia...
3- Un hombre también es la suma de sus estupideces.
4- Quizás todos los muertos merecían vivir, y todos los vivos merecerían morir. ¿Tal vez tenemos la humanidad equivocada?
5- ¿No somos todos pulgas en el mismo perro?
6- La edad en que eres un solemne boludo.
7- Y en el asiento del dentista me invadió el absurdo deseo de que me cortaran el cabello.
8- En mi futuro hay algo espantoso: Yo.
9- Esta es la mala suerte que me prometían todos aquellos gatos negros.
10- En una ciudad de un millón de tipos, por fuerza habrá unos cuantos que quieran pegarte un tiro.
11- Lamentablemente uno no es una gallina que pueda mostrar un huevo diario para justificar la existencia.
12- Comimos un asado cocinado a fuerza de miradas.
13- Soy esa estátua que, durante siglos inmóvil, cobra conciencia de la liberación de su movilidad. Pero decide quedarse quieta unos minutos más...
14- En la risa, a cualquier edad y por un instante, recuperas la infancia.